Reflexión sobre la música

Reflexión sobre la música

Es la compañera de mi vida. Una razón de vivir. Nunca querré una persona como la música porque es mi destino, mi camino a recorrer. Seré infiel a cualquiera por ella, porque es un horizonte virgen siempre por descubrir. Porque es la tentación de un cuerpo desnudo perfecto para idolatrar, acariciar y amar. Una amante siempre disponible con la que hacer constantemente el amor, conversar, con la que compartir  en un orgasmo de creatividad, respeto y cariño.


Siempre te habla y siempre lo escuchas. Un nivel de conversación divino por encima de cualquier lengua o sistema de comunicación mundana. Una fuerza sobrenatural que mantiene unida nuestra realidad, que equilibra el cielo estrellado y lo dota de una belleza supina con su magnífica armonía.


Ella es capaz de consolarme y excitarme, de alegrar mi día a día. De hacer ver la vida con otros ojos. De dar sentido a lo que hago. De hacerme soñar. Y una motivación para darme fuerzas y saber más. Una fuerza que me hace reflexionar y hacerme entender lo insignificante que soy.


Una luz que ilumina mi presente, mi futuro. Una religión que me obliga a compartirla. Una filosofía de vida pura y cristalina. La mejor manifestación artística, por encima de la pintura, escultura o literatura, para que todos los insignificante seres errantes podemos participar en ella y todos podemos emocionar y ser emocionados: con sus sonidos, con sus extremidades que te abrazan y nunca más te sueltan. Porque te embriaga su calor intrínseco al que nunca más puedes renunciar. Porque es insignificante pero al mismo tiempo importante en muchos aspectos y momentos de nuestra vida. Una fuente de inspiración en las artes, sin excepción y una manera de ganarte la vida dignamente. De mirar hacia adelante.


Sé que nací para la música y ha haría todas las veces que hiciera falta. Mi mejor experiencia imaginaria y la más cruel y real. Un sueño en la noche, y una dulce caricia cuando de ella.

Una necesidad de expresar mis inquietudes. Una manera de comunicarme sin palabras. De sacar todo lo que está dentro de mí ,bueno o malo. Lo que puedo contar y los secretos más íntimos y profundos. Una fuente que compensa, depura, dignifica, y mejora mis imperfectos pensamientos. Mis imprecisas palabras.Mis equivocadas ideas...


Es "Ella" en un mundo cada vez más impersonal y que se renueva por momentos. Como un ser vivo, que depura el oxígeno del compositor, ese gran afortunado y compañero en su viaje, y que con sus instrumentistas, leal ejército de profetas, adoctrinan en todas partes del mundo, llevándola allí donde se necesita, donde se valora. O tal vez no.

... "Ella" ya estaba presente en el inicio del gran acontecimiento que significó el comienzo de nuestra existencia ...

Entrada extraída de mi blog. Puede consultarla en http://www.twelvetonemusic.net/reflexion-sobre-la-musica/